Qué es el higienismo?

¿Que es el Higienismo?

Aquello a lo que llamamos Higienismo o higiene Vital es una corriente de pensamiento en relación a la salud y a la vida, y su significado proviene de Higiene, palabra que a su vez tiene su origen en Higea, Higía o Higieia. Este era el título que recibió la diosa griega Atenea por las curaciones que realizaba, ella velaba por la salud de todos. A Higea o Higía se le emparentó posteriormente con Asclepio o Esculapio en latín, el dios de la medicina. Mientras Esculapio era el dios de la medicina, Higea, su hija, era la diosa de la Salud.

La Higiene Vital o Higienismo no es algo nuevo, quizás sea tan antiguo como la humanidad misma. En su evolución la humanidad ha tenido épocas donde relucía más la higiene, prevención y forma de vida sana y otras donde predominaba el tratamiento y el combate de la enfermedad o simplemente de sus síntomas.

La Higiene Vital se encuentra en continua creación y es el arte de la curación por el arte de vivir. No es un intento de curar o eliminar los síntomas en los que la enfermedad se nos hace consciente. Precisamente si alguna cualidad es común a los síntomas de la enfermedad es que los sentimos como desagradables. Es como si de alguna manera la “consciencia celular” del cuerpo vivo nos indicara que algo en su interior va mal. Expresa la necesidad de una salida al dolor o al malestar, pero no puede haber salida si yo sigo viviendo de la misma manera. A una misma causa, mismo efecto,…y a una misma “mala causa” mismo “defecto”.

El higienista no intenta tratar, mal-tratar o eliminar los síntomas de la enfermedad y no se queda contento porque supuestamente ha desaparecido lo que le trastornaba. Ninguna persona se quedaría tranquila si su casa estuviera quemándose por dentro, viniera un bombero y cerrara las contraventanas y la puerta para no ver el fuego. Pues eso es precisamente lo que hacemos muchas veces con el cuerpo enfermo, está llorando de dolor como un niño no querido y le hacemos callar para que no nos moleste. El lloro se convierte poco a poco en grito desesperado y sufriente no atendido, no hay otro camino para la enfermedad crónica.

El especialista en Higiene Vital no intenta desconectar el timbre de alarma que son los síntomas de enfermedad, sino despertar el poder de autocuración, autorregeneración y autorregulación que tiene el organismo cuerpomente.

Un dicho hebreo que luego sale en la Biblia dice: “médico cúrate a tí mismo”. “Conócete a tí mismo” estaba escrito en el frontispicio del templo dedicado a Apolo en Delfos, en la Grecia antigua, y no hay mejor curación que conocerse a sí mismo. El médico solo podrá transmitir salud o ideas de salud si el mismo las vive, pero estas ideas faltan en las facultades de medicina. En ellas se estudia la enfermedad, sus síntomas, y cómo combatirla con sustancias químicas ajenas al cuerpo o con las “herramientas” del cirujano; pero no se enseña lo que es la salud la forma de conseguirla, mantenerla y enseñarla. Y la salud, creerme, está muy lejos de ser un estado que se consigue con un tratamiento, es algo inherente al organismo humano (cuerpomente) y sale a la luz con unos hábitos de vida más saludables.

Al mismo tiempo cuando conseguimos despertar la capacidad de autocuración de la persona como SER, “contagiamos” en el sentido más positivo de la palabra el despertar del organismo social. Según la Organización Mundial de la Salud; la OMS: “La salud corresponde al estado de completo bienestar físico, mental y social de un individuo, y no solamente a la ausencia de enfermedad o invalidez”. Según la palabra completo bienestar es difícil conocer a alguien sano sino imposible en el estado actual del organismo social tan enfermo. Todos los demás vamos alternando épocas de más o menos salud, y a las épocas de menos salud llamamos enfermedad.

Pero por otro lado podemos decir que gracias a la enfermedad nos curamos. Un catarro con todos los síntomas de eliminación que le acompañan, una diarrea, los vómitos, la fiebre,… son reacciones del cuerpo vivo intentando curarnos. Los niños, con su cuerpo aún sano, reaccionan con fuerza ante el desequilibrio de vida, con síntomas espectaculares, pero también se curan antes. Únicamente el cuerpo sin vida, el cuerpo muerto no sufre enfermedades, no tiene capacidad vital para reaccionar, limpiarse, curarse. Tampoco el medicamento despierta ninguna reacción en el cuerpo sin vida, éste ya no responden, no siente, y por ello “ ni siente ni padece”.

Todos los demás, a los que nos cabe la suerte de seguir viviendo, como dicen los orientales, somos seres sintientes, y lo sintiente y lo vivo entra en crisis para curarse. La palabra crisis, en el idioma chino que se escribe por medio de ideogramas, esta compuesto por dos “ideas”: una significa peligro y la otra oportunidad. Toda crisis; sea biológica, psicológica o social, es una oportunidad para crecer.

Y pobre del que no siente. Hay personas que sienten tan poco, están tan poco vivas que no se enteran que internamente se van enfermando, no tienen capacidad de entrar en crisis para curarse o al menos plantearse este camino y la necesidad de cambio; hasta que un día a los 40, 50 o 60 años entra en su crisis final, sufre un infarto, un cáncer, una trombosis cerebral, y deja de ser un sintiente,…al menos en la tierra.

ver el temario del curso

1 comentario

  1. Mayra nunez

    Hola y mi pregunta es cuanto cuesta la clase o se paga por mes y cuantas clases al mes ?
    Esq me interesa y quiero ver si si lo puedo pagar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>